Saltar al contenido

Empacar una maleta para un viaje ¿Cómo hacerlo?

Uno de los mayores momentos de angustia al alistarse para un viaje es preparar la maleta. Varias cosas influyen en este campo. Por ejemplo, el querer llevar muchas cosas y artículos que se consideran necesarios. Además, las maletas parecen achicarse cuando hay que prepararlas. Para evitar que estas cosas pasen, lo mejor es conocer cómo empacar una maleta para un viaje.

Por qué saber cómo empacar una maleta para un viaje

Hacer maletas para viajar es una de las pocas cosas que inquietan a los viajeros. Es por ello que empacar el equipaje casi siempre es lo último en lo que se piensa. Sin embargo, cuando llega el momento de prepararlas es cuando se descubre lo difícil que esto puede resultar. Para evitar lamentos y mayores complicaciones es adecuado saber cómo empacar una maleta para un viaje.

Además, organizar maletas para incluir todo lo que se necesita y no sea un desafío hay que conocer las técnicas. Aunque no siempre se da la debida importancia a esto, realmente lo amerita. No saber cómo empacar una maleta para un viaje puede representar costos adicionales por equipaje. Además, puede involucrar el desagrado de olvidar cosas que realmente son necesarias.

Tips sobre cómo empacar una maleta para un viaje

La clave para saber cómo empacar una maleta para un viaje está en algunos tips importantes. Conocer estos puntos permite agilizar el trabajo y no convertirlo en una carga difícil de controlar. A continuación, se describen algunos puntos importantes para lograr este objetivo.

¿Qué seleccionar para empacar en la maleta?

El primero de los puntos importantes a considerar es qué se debe empacar en la maleta. Identificar este aspecto fundamental es lo que permite no excederse en las cosas necesarias. Además, ayuda a que se cuente con lo que realmente va a ser importante para el viaje. Entre estos puntos están los siguientes:

Qué cantidad de ropa elegir

La cantidad de ropa va a depender de qué tipo de viaje se vaya a hacer. Por ejemplo, si es un viaje corto debido a negocios. También puede ser un viaje de vacaciones de muchos días. Para cada caso, la cantidad de ropa va a varias mucho. Estas pueden ser algunas características de los equipajes:

  1. Maletas para un viaje corto: en este caso, lo fundamental es sacar cuenta de cuántos días durará el viaje. Siendo pocos días, es posible incluir la ropa para todo el tiempo que dure.
  2. Maletas para un viaje largo: para este marco de circunstancias, tiende a variar mucho. Por lo normal, no se lleva ropa para toda la duración del viaje. Una de las razones es que en el sitio del viaje es posible lavar la ropa. Más bien, se debe seleccionar ropa que se pueda usar y combinar con mayor facilidad. Por ejemplo, los colores neutros ofrecen mucha ventaja.

Tipo de calzado a seleccionar

El calzado es otro aspecto que en ocasiones cuesta seleccionar. Si se está a costumbrado a no repetir calzado en la rutina diaria, hay que cambiar la manera de pensar. Para un viaje, lo normal es llevar máximo 3 pares de calzado. Y en parte, también dependen del lugar que se visitará. Por ejemplo: estaría bien unas chanclas, unas zapatillas en el caso de las mujeres y, para los hombres, algo de uso común. Un tercer par a llevar sería un calzado adecuado a la zona, como, por ejemplo, unas botas para montañas.

Medicamentos y bolsas herméticas

No se puede dejar fuera del equipaje algo tan necesario como los medicamentos. Preparar un pequeño kit básico de primeros auxilios es muy importante. Además, incluir bolsas herméticas permite tener una solución a varios asuntos que surgen en el viaje. Por ejemplo, dónde guardar la ropa sucia. Para estos casos, son de mucha utilidad.

Cómo empacar una maleta para un viaje

Para el momento de empacar la maleta también hay varios tips que pueden resultar beneficiosos. Algunos de los puntos son estos:

Hacer una lista

El primero punto a recordar es la importancia de hacer una lista de las cosas a llevar. El objetivo de hacer esto es que no se olvide nada importante. Dejar la lista a la memoria, no resulta tan beneficioso. Cualquier cosa que se olvide, influirá en el estado de ánimo que se tenga durante el viaje. Por eso, preparar una lista con todas las cosas importantes permitirá hacer un chequeo clave para no olvidar nada.

Colocar la ropa enrollada

Otra manera de organizar la maleta es cuando se enrolla la ropa. Por lo general, la ropa se dobla para meterla en la maleta. Sin embargo, la técnica de enrollarla es más ventajosa para ahorrar espacio. Esta es una forma de dejar espacio para completar todos los artículos necesarios del viaje.

¿Cómo compactar la maleta?

Cuando se habla de compactar la maleta, se hace referencia a cómo utilizar espacios poco utilizados. Por ejemplo, utilizar los bolsillos de las maletas para incluir artículos que logren encajar adecuadamente. También se pueden utilizar otros espacios. Entre estos están los zapatos; en la parte interna se pueden colocar algunas medias. La idea es que todo el espacio de la maleta se aproveche al máximo.

¿Por qué dejar espacio en la maleta?

Aunque es importante compactar la maleta, también es de gran valor dejar espacio disponible. De manera que, al empacar para el viaje no hay que llenar toda la maleta. Siempre hay que dejar un espacio libre para incluir algunas cosas en el regreso. La razón para hacer esto es que en todo viaje lo normal es comprar algunos recuerdos y otras cosas más. Para no complicarse al regreso sin saber dónde incluir todas esas cosas, hay que prevenirlo.

Preparar pocas maletas

Otro tips sobre cómo empacar una maleta para un viaje es preparar solo las necesarias. Con necesarias, es importante comprender que no hay que llevar demasiado. Llevar pocas maletas es muy ventajoso en varios sentidos. Por ejemplo, facilita el traslado y también permite ahorrar costos por equipaje. Dependiendo del tipo de viaje y de la cantidad de días a viajar se pueden usar 2 maletas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)